domingo, 4 de diciembre de 2016

De lo divino, lo humano... e Internet

O desvaríos de una noche de sábado. Me explico.
El domingo pasado con ocasión de asistir a un acto religioso cogí a la entrada de la Iglesia un papel impreso (A4 plegado en plan folleto -flyer que dirían los publicistas) en el que venía el guión de la misa, con  textos y  dibujos.
Como no puedo tener un papel en las manos y no leerlo es fácil imaginar lo que empecé a hacer en "cero-coma". Me enteré que era el primer domingo de Adviento, y la "frase del día" era: Estad en vela para estar preparados.
Esta frase me disparó el "yo 2.0" y las charlas de concienciación del #PlanDirector, así que desconecté de dónde estaba y continué leyendo el Evangelio del día (Mateo 24, 37-44, para los curiosos), del que me llamaron la atención unas cuantas frases que tienen su equivalente en este mundo nuestro de los bits y los usuarios, y que son:
- "... y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos..."
- "...Dos hombres estarán... a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán... a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por tanto, estad en vela, porque no sabéis que día vendrá.."
- "Comprended que si supiera el dueño de la casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene..."
Se le ha ido la pinza, estaréis pensando, y no vais muy desencaminados, ya que con lo del diluvio yo me fui al ataque DDoS por IoT del pasado 21 de octubre; y con lo de que se llevan a unos sí y a otros no, me voy a los adjuntos de e-mail con falsos avisos de Correos o desorbitadas facturas de Endesa: unos los abren y otros no.
¿Averiado por ver en esa Lectura un mensaje equivalente a los nuestros de concienciación sobre los riesgos de Internet? Puede ser, porque también a nosotros nos pasa que predicamos a veces en el desierto, y no solemos ser profetas en nuestra tierra; pero de cuando en cuando alguna semilla cae en el lugar adecuado y germina. Labor cumplida.
¡Qué ancho me he quedado haciendo uso, de nuevo, del refranero español! Y es que, como decía Mecano en aquella canción: "Entre el cielo y el suelo hay algo con tendencia a quedarse calvo de tanto recordar..." Pues eso, que nos iremos quedando calvos a base de, bien recordar a los demás qué medidas tenemos que tomar cuando naveguemos por Internet para que "no se nos lleven", bien de recordar nosotros mismos que no podemos bajar la guardia, que los "malotes" están ahí fuera esperándonos, esperándoos.
Tened mucho cuidado.


2 comentarios:

PP {pp4mnk} dijo...

Siembra a voleo que algo quedará ;) (aprendizaje por repetición no es lo correcto, pero a fuerza de oírlo...)

karlos L.M dijo...

Querido Petrux!!
Bendito sea ese A4 y bendito ese desplegador de "Plan Director" y que el DDoS nos pille confesados.
@karlagmu