miércoles, 10 de agosto de 2016

Locky y Endesa: lo que pudo haber sido y no fue


Las vacaciones molan, seamos claros; pero ¿quién se resiste a echar una ojeada al correo electrónico aún estando de vacaciones? Yo, no. Y a consecuencia de mi “insana curiosidad” pude hacer la “obra buena” del verano.
Todo empieza el día 29 de julio, viernes por más señas, cuando abro el correo electrónico del trabajo y me encuentro este mensaje:
Buenos días Pedro,
Tengo tu contacto por una charla que diste en nuestro colegio de X.
...
Nuestro servidor de la empresa al parecer ha sido hackeado hoy y nos han encriptado toda la información. Algo así como que enviaron una factura falsa y al abrirla nos bloquearon todo.
Ahora nos están pidiendo un pago para desbloquear, y además de datos de tarjeta de crédito están pidiendo ahora foto de DNI con foto personal, y una factura con domicilio.
... desesperado y está dispuesto a darlo todo porque además los empleados no hicieron bien su trabajo y no tienen ni una copia de seguridad de los archivos.
Por favor dinos con quién debemos contactar y cómo proceder con esto.
Ya te digo que la situación es muy urgente.
...
M.”